El curioso impertinente

Impertinente

Go to content

Además de una novela integrada por Cervantes en Don Quijote de la Mancha, «El curioso impertinente» bien podría haber sido el nombre de esta web. Empezamos esta andadura a lomos de Rocinante y nacemos el mismo día que el ilustre Miguel de Cervantes.

Intentaremos ser más curiosos que impertinentes, aunque no podemos prometerlo. La impertinencia está infravalorada. No olvides que también es sinónimo de curiosidad, pero esta acepción está en desuso. Siempre nos quedará la infancia y su anhelo que mejora a veces nuestros recuerdos, incluso funciona como herramienta sanadora.

María Moliner describía, en Diccionario de uso del español, la palabra impertinente con múltiples sinónimos como inoportuno, indiscreto, descarado, atrevido, insolente, presumido, despectivo, autoritario, cargante, exigente o pesado.

Enseguida identificamos a esa persona que, cuando éramos pequeños, reunía muchas de las «cualidades» citadas. «¡Juanito, no seas impertinente!». Brindemos por esos maravillosos padres y su dominio de la lengua.

¿Y si te digo que la RAE también recoge el uso de impertinente como sustantivo? Sigue leyendo y descubre que un impertinente también puede ser bonito.

Impertinente

Sustantivo masculino. Anteojos con manija, usados por las señoras:

«Me compré un bonito impertinente en la feria de antigüedades».

Adjetivo. Que no viene al caso, o que molesta de palabra o de obra:

«Ya basta de preguntas, Rosa. No seas impertinente».

Adjetivo.Excesivamente susceptible, que muestra desagrado por todo, y pide o hace cosas que están fuera de propósito:

«Desde aquel problema, está muy impertinente».

Fuentes: «Diccionario de uso del español». María Moliner, «Ortografía de la lengua española», «Diccionario panhispánico de dudas». RAE, «Diccionario de la lengua española». RAE, Fundéu, «Diccionario de uso del español». María Moliner, «Ortografía de la lengua española», «Diccionario panhispánico de dudas». RAE, «Diccionario de la lengua española». RAE, Fundéu

Un artículo de

Ana Cala

«Periodista en particular y aprendiz en general.
El periodismo es una maravillosa escuela de vida, ya lo decía Carpentier».