La realidad y el deseo

Hiatos

Go to content

Luis Cernuda publicó su obra poética completa La realidad y el deseo en 1936, meses antes de la muerte de su amigo Federico, y la reeditó por última vez en 1963, meses antes de fallecer y de que Martin Luther King Jr. pronunciara discurso I have a dream —que no todo son obituarios—. Casualidades como que realidad y deseo contengan hiatos.

«Carácter es destino», que decía el poeta sevillano. Acércate a Cernuda y convierte el noble acto de escribir en un equilibrio perfecto de respeto a la tradición literaria —o al menos a las normas básicas de ortografía—y de originalidad, que nunca vienen mal.

Leer a Bécquer o Gide y que tu profesor haya sido Pedro Salinas pueden ayudarte, pero no sucumbir a la procrastinación es también, en muchos casos, una rápida solución.

Si el hombre pudiera decir lo que ama, seguramente nadie nombraría los hiatos. Recordar las secuencias vocales que los forman no requiere de gran esfuerzo. Nos olvidamos de la pereza, esa gran enemiga de la ortografía, y te lo ponemos fácil.

Hiatos

Secuencias de dos vocales que forman parte de sílabas distintas.
Están constituidas por una vocal cerrada tónica (i, u) seguida o precedida de una vocal abierta átona (a,e,o):

«Encontré el libro buscando en el baúl».

Están constituidas por dos vocales abiertas (a, e, o):

«Menos roneo y más releo».

Están constituidas por dos vocales iguales:

«El olor a azahar es parte de mi niñez».

Acentuación

Las palabras que incluyen cualquier otro tipo de hiato, al igual que el diptongo y el triptongo, se someten por las normas generales de acentuación.

Hay palabras que debemos tener en cuenta. Palabras como chiita o diminutivos como Rociito no llevan tilde porque son voces llanas terminadas en vocal o en s. ¡Que no te confundan las palabras de las que derivan! Chií se escribe con tilde por ser bisílaba aguda terminada en vocal, y Rocío se tildan por contener un hiato de vocal cerrada tónica y abierta átona.

Monosílabos. Obviamente, las palabras con hiatos son siempre polisílabas.

Agudas. No llevan tilde palabras como caer o alcohol por terminar en consonante distinta de n o s, y sí la llevan palabras como Jaén o chií por terminar en n, s o vocal.

Llanas. Palabras como paella o chiita no se tildan por terminar en n, s o vocal y sí se tildan Sáez o bóer por terminar en consonante distinta de n o s.

Esdrújulas. Palabras como aéreo o zoólogo se acentúan siempre gráficamente.

Fuentes: «Ortografía de la lengua española». RAE, «Diccionario panhispánico de dudas». RAE, «Diccionario de la lengua española». RAE, Fundéu

Un artículo de

Ana Cala

«Periodista en particular y aprendiz en general.
El periodismo es una maravillosa escuela de vida, ya lo decía Carpentier».